El Papa visita Egipto en un viaje de gran valor simbólico

Fernando de Haro: “En España hay mucha falta de información sobre la situación de los cristianos en Oriente Medio”
27 Abril, 2017
A la generación milenial le importa la buena alimentación
10 Mayo, 2017

El Papa viajó el pasado 28 de abril a Egipto, en uno de los momentos más críticos para la comunidad copta, víctima de atentados y amenazas por su condición de cristianos. Tal y como explicó Fernando de Haro en una de los últimas actividades organizadas por Think Tank Milenio, la situación de los miembros de esta minoría religiosa es realmente complicada y más aún “durante los tiempos de gobiernos débiles”.

Siendo consciente de esta compleja realidad, el Papa Francisco viajó a El Cairo para acercarse a aquellos que más sufren estos ataques. Durante su visita, se reunió con el Presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, con Tawadros II, cabeza de la Iglesia Copta Ortodoxa, y con varias autoridades de la Iglesia Católica.

Sin embargo, pese a la carga simbólica de la visita, al tratarse Egipto un país de mayoría musulmana, pocos creen que la situación de los coptos mejore tras el viaje de Francisco. Ishak Ibrahim, investigador de la Iniciativa Egipcia para la Información de Derechos humanos, que lleva años luchando con la desigualdad de derechos a la que están expuestos los coptos, afirmaba en El Confidencial que la presencia del Papa en Egipto “tendrá un gran valor simbólico”, pero que la discriminación que sufren se mantendrá.

“Ningún gobierno se ha preocupado de proteger a la comunidad copta o de facilitarle sus derechos. Y eso da alas al sectarismo religioso”, manifestaba Ibrahim, quien además aseguraba que resulta complicado avanzar en este terreno si el Gran Imán de Al Azhar, una de las mayores autoridades en el islamismo suní, no modifica su mensaje conservador en el terreno religioso.