‘Los siete’ que crecieron rodeados de 20.000 libros

Presentación del informe Millennial Dialogue Spain
24 Mayo, 2017
Cuando una generación tiene que reinventarse una decena de veces en su vida laboral
5 Junio, 2017

Son siete hermanos. Nacidos entre 1971 y 1982. Todos destacados profesionales en sus ramas. Y todos lo achacan a una cosa: la biblioteca de su casa. La sala en la que pasaron el mayor tiempo de su infancia, rodeados de 20.000 libros, apilados hasta en tres capas de volúmenes por estante.

Federico, Georgina, María, Mateo, Marcos, Lucas y Nazareth. Los Martinón Torres, naturales de Orense, son hoy auténticas referencias en Arqueología, Medicina o Paleontología. Todo, gracias a sus padres, Federico, bibliófilo y pedriatra, y Georgina, melómana y enfermera hasta que lo dejó para criar a sus hijos, que dieron a sus vástagos la oportunidad de criarse rodeados de cultura y conocimiento.

“Desde niños hemos visto a nuestros padres leer y estudiar más allá de su jornada laboral. Nos dieron el ejemplo a seguir, la inspiración y los medios necesarios: los libros”, asegura en un reportaje de ‘El País’ Federico, que siguió la senda de su padre en la Pediatría y se ha convertido en uno de los especialistas más citados en España y una referencia en Europa en vacunación infantil.

“En mi casa había veneración por los libros, como fuente de entretenimiento, de conocimiento, de consuelo”, añade María, investigadora de Atapuerca y una de las principales expertas del mundo en evolución humana.  “Los siete hermanos crecimos con la naturalidad de que la biblioteca fuera la mayor habitación de la casa”, rememora Marcos, catedrático de Arqueología en el University College de Londres.

A ellos se suman Nazareth, que también se ha especializado en Pediatría; Georgina, Geriatra del Hospital General Universitario de Ciudad Real cuya tesis doctoral estudia la vejez en la obra de Velázquez; Mateo, informático que trabaja como Gestor en una empresa de Santiago de Compostela; y Lucas, Director General de Comunicación de la Xunta.

Todos ellos brillantes profesionales. Todos ellos, criados con el ejemplo de la lectura y el estudio como desarrollo personal.