Los milenials españoles: felices, optimistas y desconfiados de la política

Cuando una generación tiene que reinventarse una decena de veces en su vida laboral
5 Junio, 2017
Diez (falsos) mitos sobre la financiación de la Iglesia
9 Junio, 2017

Un informe elaborado por la Fundación Felipe González en el marco del proyecto transatlántico de investigación Millenial Dialogue de la Foundation for European Progressive Studies (FEPS) y el Center for American Progress, estudia las razones y motivos que mueven a la generación Milenial y cuál es su posición respecto a la política.

La institución ha realizado una encuesta online a 1.000 personas de entre 16 y 35 años, y posteriormente, un diálogo online durante una semana entre 40 jóvenes españoles representativos de todos los milenials por edad, sexo, región geográfica, situación económica y estudios.

Las conclusiones referidas a los milenials españoles muestran datos positivos como que un 86% describe sus vidas como generalmente felices y un 76% afirma ser optimista respecto su futuro.  Sin embargo, en cuanto al ámbito de la política, no se muestra un gran interés por parte de este sector de la población española: sólo un 16% afirma estar muy interesado por esta disciplina, mientras que un destacable 51% considera estar poco (32%) o nada (19%) interesado. Al tiempo, mientras un 85% afirma que votaría en unos comicios, también declara que no confía en los políticos.

Entre las aficiones e intereses de los milenials españoles se encuentran en lo más alto de la lista las películas (88%) y la música (85%), mientras que en la cola se encuentran la religión (12%) y ver deportes (38%). La política, en cambio, es elegida por un 49% como uno de sus mayores pasatiempos.

A pesar de que este último dato parece dar una pequeña muestra de acercamiento a la política, al menos como interés, el informe señala que en un ranking de temas ordenados por importancia, la política aparece en último lugar, mientras que ser feliz y mantener una buena salud se sitúan en las primeras posiciones.

Al preguntarles por qué la política no llama la atención de los jóvenes – un 47% dice que su generación está menos interesada que la de sus padres o abuelos-, muchos apuntan a la corrupción, el incumplimiento de promesas y el sentimiento general de decepción con los políticos.

A la hora de hablar acerca de los factores que serán determinantes en su futuro, una gran mayoría menciona la situación económica de España (90%) y del mundo (88%), así como las decisiones que tomen los políticos (85%). Por el contario, consideran que el terrorismo, la amenaza de la guerra o la inmigración no son temas que vayan a suponer un gran impacto en sus vidas.

Entre las profesiones más deseadas están la de empresario (25%) e investigador (16%), mientras que las de abogado y político son las menos señaladas, con un 3% cada una. Eso sí, la gran mayoría se ve a medio plazo trabajando y con familia.