La brecha generacional de los milenials: la edad como categoría política

Los milenials también tienen éxito
14 Julio, 2017
El 70% de los hijos de los milenials ha viajado al menos una vez al extranjero
28 Julio, 2017

Gráfico: El País

Que los milenials han roto con mucho, si no todo, de lo que tradicionalmente han ido aceptando con mayor o menor permisividad las generaciones anteriores es una realidad. Y, en ese sentido, la política no podía ser menos.

Hace poco, el diario El País recogía un reportaje en el que analizaba la brecha generacional entre los milenials y sus padres en lo que a política se refiere. Prestando atención a los datos ofrecidos por el Centro de Investigaciones Sociológicas, el reportaje llega a varias conclusiones, la más interesante: que por primera vez se ha producido una rotura en el acercamiento, la práctica y la afinidad políticas.

Las generaciones de quienes hicieron la Transición, la de sus padres, y la de sus hijos, tuvieron sus diferencias, pero no protagonizaron una ruptura tan clara como la acontecida con los milenials. Hasta 2011, la edad no era un factor definitorio de análisis político. Que un encuestado tuviera entre 18 y 25 años o entre 40 y 55 no implicaba necesariamente la definición de su voto. Para explicarlo más gráficamente: PP y PSOE tenían casi los mismos apoyos entre la población de 18, 34 y 55 años. Lo mismo que ocurrió en las elecciones de 1996, 2000, 2004 y 2008.

¿Cuándo se produce el cambio? En 2015. A partir de ese momento, la edad pasa a ser un factor fundamental definitorio de la definición política. Más allá de la clase social, el origen o el nivel de renta, se genera una relación directa entre la edad del votante y su tendencia.

España se divide: los jóvenes, votan a Podemos y a Ciudadanos; los mayores, al PSOE y al PP. En directa relación con esta tendencia, los más jóvenes son mucho más favorables a un modelo multipartidista que a otro en el que dos grandes partidos controlen la actividad política nacional.

Evolucione como evolucione la actividad parlamentaria, lo que parece innegable es que los milenials han huido de lo que hasta ahora era ‘normal’. Quien quiera su voto, tendrá que ganárselo.